Un nanohilo conductor con funda de diamantes.

El equipo de investigadores de Hao Yan, del Instituto Stanford de Materiales y Energía, ha creado un nanohilo de solo tres átomos de grosor que se ensambla por sí mismo. La estructura, que conduce la corriente eléctrica que es y casi unidimensional, está constituida por anillos triatómicos alternos de cobre y de azufre rodeados de una capa de moléculas de adamantano densamente agrupadas. El adamantano es el menor representante de los diamantoides, que forman rejillas de diamantes con sus carbonos. Desempeña un papel decisivo en el ensamblaje: la atracción entre las moléculas es más o menos tan intensa como entre los átomos del hilo, así que ningún componente puede imponer a los demás su conformación favorita.

El azufre y el cobre anudan enlaces químicos, y el diamantoide se les adhiere mediante fuerzas entre las superficies moleculares de una intensidad desacostumbrada. El método funciona, indican los investigadores, porque esas fuerzas son muy parecidas: si el metal y el azufre se enlazasen con más firmeza, se producirían cúmulos atómicos irregulares; si los enlaces entre las moléculas orgánicas fuesen los más poderosos, se formaría seguramente un cristal tridimensional.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s